Un micro-simulador para Méjico (MEXTAX) y su aplicación a las reformas impositivas del 2010

Laura Abramovsky

Institute for Fiscal Studies, Inglaterra

David Phillips

Institute for Fiscal Studies , Inglaterra

Introducción:

En el año 2009, la deuda pública del gobierno mejicano alcanzó un 26.7% del PIB, mientras que el déficit público estaba alrededor de 2.1% del PIB. Si bien estas figuras eran bajas en relación a la mayoría de los paises desarrollados y comparables a la de muchos paises en desarrollo en aquel momento, escondían un desquilibrio importante: los ingresos públicos tributarios representaban menos del 9% del PIB, mientras que el gasto público alcanzaba 24.2% del PBI. Los ingresos públicos petroleros cubrían (y aún cubren) la diferencia entre estos dos números, garantizando la solvencia del gobierno mejicano a largo plazo. Sin embargo, dada la volatilidad de los precios del petróleo, la tendencia decreciente en las reservas petroleras de y el acceso restringido que tiene el gobierno mejicano a los mercados de crédito cuando los precios del petróleo están a la baja, existe una necesidad de consolidar las finanzas públicas en términos de gastos e ingresos.

En el 2009, como respuesta a corto plazo a la reducción de ingresos públicos, el gobierno mejicano aprobó una reforma modesta con el fin de ajustar las cuentas fiscales para ser implementada en el 2010 (de ahora en más, la reformas tributarias del 2010). Esta reforma consistió principalmente en un incremento en la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 15% al 16%, un aumento en algunos impuestos especiales, un aumento en la tasa sobre los depósitos financieros del 2% al 3%, y un aumento temporal en la tasa marginal máxima del impuesto sobre la renta (ISR) del 28% al 30%. El Congreso mejicano rechazó las propuestas más radicales que habían sido avanzadas por el Poder Ejecutivo (de ahora en más las reformas tributarias propuestas) y que consistían en aumentos más importantes en las tasas de diversos impuestos especiales, incrementos en precios regulados, y aún más importante la introducción de un impuesto al valor agregado sobre todos los bienes y servicios (incluyendo aquellos que estaban exentos hasta el momento). Este último elemento de la reforma propuesta fue considerada como regresiva ya que consistía en extender la carga tributaria a bienes que son considerados como necesidades básicas como alimentos y medicinas. En consecuencia, para analizar reformas fiscales como estas, un elemento importante es poder estimar el impacto distributivo.

En este artículo presentamos un nuevo modelo micro-simulador (MEXTAX) que hemos desarrollado para analizar estas reformas tributarias y futuras y potenciales reformas en Méjico. MEXTAX modela con precisión las reglas y estructuras del sistema impositivo complejas bajo ciertos supuestos razonables. Este micro-simulador modela el ISR (rentas derivadas del trabajo), IVA, impuestos especiales y contribuciones a la seguridad social. En su versión básica, MEXTAX provee el efecto distributivo de reformas a estos impuestos y estima los efectos sobre los ingresos públicos en relación a un sistema impositivo base, suponiendo que los agentes económicos no cambian su comportamiento en respuesta a las reformas impositivas (usualmente llamado micro-simulador aritmético). MEXTAX también puede proveer resultados sobre impactos distributivos e ingresos tributarios asumiendo que los agentes económicos responden a los cambios impositivos de maneras especificas. Estos efectos de comportamiento son incorporados de manera altamente estilizada y usando supuestos muy concretos. Un aspecto clave de MEXTAX es que está escrito de manera tal que es flexible (por lo cual puede ser aplicado a una serie de reformas impositivas) pero a la vez fácilmente accesible para otros investigadores. De hecho, el programa esta disponible para ser usado y modificado por otros investigadores.

Asimismo, tratamos un número de temas metodológicos. Primero, cómo definir que medida de nivel de vida utilizar cuando se evalúa el efecto distributivo de una reforma o un sistema impositivo. Discutimos los beneficios de usar tanto el ingreso como el gasto para ordenar los hogares según sus niveles de vida. Tambien postulamos que el uso alternativo del ingreso o del gasto para establecer la proporcionalidad de las pérdidas/ganancias para los hogares resultantes de una reforma impositiva puede impactar cualitativamente los resultados distributivos, y que la decisión debería estar basada en el tipo de impuesto (directo o indirecto) que se analice. Si la reforma involucra cambios a ambos tipos de impuestos, directos e indirectos, entonces ambas medidas deben ser consideradas y comparadas. Segundo, también utilizamos un enfoque de análisis de sensibilidad para lidiar con falta de micro-datos y parámetros en el contexto de la utilización de modelos de micro-simulación como MEXTAX. Las áreas claves que consideramos en este artículo son la sub-representación de ingresos en las encuestas de hogares; y como la oferta de trabajo de los individuos reacciona frente a cambios en impuestos directos.

Nuestros resultados, calculados con MEXTAX en combinación con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) del 2008, sugieren que las reformas al impuesto al ingreso, IVA e impuestos especiales que fueron aprobadas en el 2010 fueron progresivas y que las reformas propuestas eran regresivas si se utiliza el ingreso para ordernar los hogares según sus niveles de vida. Sin embargo, éstas últimas resultan un tanto progresivas cuando se utiliza el gasto como medida de nivel de vida. Asimismo, la reforma propuesta hubiese generado ingresos más elevados para el fisco en relación a las reformas aprobadas, principlamente por la introducción del CCP. En términos de ganancias/pérdidas absolutas (en efectivo), la mayor parte de los impuestos adicionales hubiesen sido pagados por los hogares más ricos (determinados usando tanto el ingreso como el gasto, aun si esos pagos hubiesen representado una menor proporción del ingreso neto o del gasto de estos hogares en relación con hogares más pobres. En este sentido, las enmiendas a las reformas inicialmente propuestas fueron progresivas en términos proporcionales pero regresivas en términos absolutos. Postulamos que estos ingresos tributarios no percibidos se podrían haber utilizado para mejorar la situación de los hogares pobres de manera más efectiva usando instrumentos más directos para la redistribución de recursos (Abramovsky et al (2015) proveen una discusión más detallada acerca de este resultado). Finalmente, esta serie de resultados es cualitativamente robusta a la variación en el tipo de supuestos sobre como ajustar los ingresos y gastos reportados en la encuesta de hogares y en como reacciona la oferta de trabajo a los cambios de impuestos directos,. Sin embargo, ambos tipos de supuestos alteran los resultados cuantitativamente de manera modesta.

Este proyecto y análisis se genero a raíz de una necesidad de evaluar los efectos tributarios y redistributivos de estas reformas asi como reformas potenciales y reales en el futuro en Mejico. El modelo fue desarrollado de manera tal que pueda acomodar ciertas incertidumbres alrededor de la calidad de las encuestas de hogares y el comportamiento de los agentes económicos como su oferta de trabajo, de una manera que se refleje en los resultados y el análisis presentados, en particular con un enfoque de análisis de sensibilidad a la variación de supuestos. El modelo se basa en modelos de micro-simulacion de impuestos desarrollados previamente para Mejco por otros investigadores. Por ejemplo, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) - un grupo de investigación quasi-autonomo que reportaba al Congreso mejicano – y Carlos Absalón y Carlos Urzúa – ffinanciados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) – han utilizado modelos de micro-simulacion para analizar las reformas impositivas del 2010. En sus análisis (CEFP (2009a,b,c,d,e,f), Absalón y Urzúa (2009a,b, 2010)), estos investigadores utilizan ciertos supuestos, pero no han publicado como sus resultados podrían variar si estos supuestos fuesen alterados. Esperamos que al focalizarnos en los temas de la calidad de los datos y las respuestas de comporatamiento, este artículo pueda generar otras investigaciones sobre estos temas asi como inversiones en mejorar la calidad de los datos a nivel micro a los cuales los investigadores puedan acceder.

La literatura sobre micro-simulacion en paises en desarrollo esta enfatizando crecientemente la importancia de integrar estos modelos con modelos macro y de equilibrio general (EG) (ver Davies (2009), por ejemplo). Sin embargo, según nuestro conocimiento, un modelo de micro-simulacion de impuestos integrado con un modelo de EG que incorpore individuos heterogéneos no existe para ningún país – aunque si existen modelos de EG con agentes represntativos y sistemas impositivos muy estilizados (ver, por ejemplo, Plumb (2001), y Schaefer y Peichl (2006)) – y los desafíos teóricos, econométricos y practicos que involucrarían desarrollar dichos modelos serian significativos (Adam y Bozio (2009) discuten las dificultades de considerar integralmente los efectos de comportamiento cuando se costean políticas, y considerar estos efectos en análisis redistributivos puede ser aun más difícil). En este sentido, creemos que la modelación individual de diferentes márgenes de comportamientos como en MEXTAX es una buena manera de progresar en este tipo de analisis. Es más, este método permite una consideración más detallada de los efectos distributivos y de comportamiento de reformas que afectan diferenciadamente a diferentes tipos de hogares or individuos. Si en algún momento, se logran desarrollar modelos de micro-simulacion de impuestos integrados con modelos de EG, evaluar la sensibilidad de los resultados a la especificación y calibración del modelo debería ser testeada.

El resto el artículo se estructura de la siguiente manera. La sección 2 describe MEXTAX y discute nuestro enfoque respecto de la medición de los niveles de vida y las incertidumbres en la calidad de los datos y ciertos márgenes de comportamiento. La sección 3 presenta nuestros resultados en términos de ingresos tributarios y efectos distributivos de las diferentes reformas. La sección 4 mostramos como diferentes métodos para remediar la subdeclaracion de ingresos y gastos en la encuestas de hogares afecta nuestros resultados. La sección 5 muestra como la magnitud de la reaccion de la oferta de trabajo afecta significativamente nuestros resultados en términos de ingresos tributarios. Finalmente, la sección 6 resume brevemente los resultados del análisis y provee una discusión suscinta sobre la importancia de desarrollar más herramientas para el análisis cuantitativo de reformas impositivas , y la necesidad de pensar en términos más amplios el impactos de dichas reformas. • Introducción a MEXTAX y a la metodología utilizada Esta sección presenta las características claves de MEXTAX y los supuestos principales que se necesitan para poder realizar el análisis. Luego se consideran un numero de temas metodológicos relevantes cuando se usan modelos de micro-simulacion de impuestos para el análisis distributivo y de impacto en los ingresos tributarios de reformas impositivas.

2.1. MEXTAX

MEXTAX es un micro-simulador que modela el sistema de impuestos al nivel del individuo (u hogares), utilizando encuestas de hogares o datos administrativos a nivel micro. Este calcula los impuestos pagados por cada hogar, y produce un análisis distributivo y de ingresos tributarios resumido. Se puede utilizar bajo el supuesto que los agentes no modifican su comportamiento (esto provee una aproximación de primer orden de los efectos de las reformas sobre el bienestar) como asimismo bajo el supuesto de que los agentes cambian su comportamiento dentro de ciertos márgenes. La versión utilizada en este artículo incluye los siguientes impuestos: Impuesto al Ingreso (ISR) (modelado sobre el ingreso derivado del trabajo solamente); contribuciones sociales de asalariados (IMSS y ISSSTE); Impuestos al Valor Agregado (IVA) ; e Impuestos Especiales a la Produccion y Servicios (IEPS). En esta versión del simulador no se modelan las transferencias en efectivo (excepto por las que se acreditan por el subsidio al ISR) ni la incidencia de los servicios publicos, aunque se puede extender fácilmente para incorporar las transferencias en efectivo. El simulador y el análisis discutido en este artículo utiliza la ENIGH 2008 como fuente de datos. Esta es una encuesta bienal detaillada que provee información sobre las características demográficas y socio-economicoas de los hogares mejicanos y cubre, entre otras cosas, información sobre ingresos, gastos, situación laboral, y participación en programas gubernamentales (incluyendo cobertura de la seguridad social). La encuesta del 2008 logro una muestra de 29,468 hogares, de los cuales 29,429 incluyen respuestas a todas las preguntas necesarias para implementar nuestro modelo.

La base de datos de esta encuesta esta organizada en diferentes modulos. Nuestro modelo utiliza variables de todos los modulos excepto los archivos ‘noagro’, ‘erogaciones’, y ‘gastotarjetas’. Utilizamos estas bases de datos, junto con un numero de supestos sobre como las variables originales se traducen en variables aptas para ser utilizadas en nuestro modelo (como el status de informalidad de los trabajadores y como calcular ingresos brutos derivados de ingresos reportados netos), para crear tres tipos de bases de datos como insumo para MEXTAX: el archivo hogares, el archivos gastos y el archivo individual (que incluye ingresos y participación en la seguridad social). Para testear la sensibilidad de los resultados a los diferentes supuestos acerca de que gasto o ingreso es ‘formal’, como considerar la discrepancia entre el ingreso y el gasto total en ENIGH y los totales provenientes de las cuentas nacionales, se ajustan estos archivos y se generan archivos alternativos para usar como insumo. El código esta escrito en STATA y esta diseñado de manera que los usuarios no necesiten editar el código principal sino que puedan hacer cambios en una modulo de interface (el cual define los archivos fuente y resultado y si se ejectutan los modulos de comportamiento) y los modulos que definen los parámetros de los sistemas tributarios (que definen las estructura tributaria básica y las tasas del sistema base y los sistemas reformados que se quieren modelar). En base a los datos y los parámetros tributarios definidos por el usuario, distintos modulos calculan los pagos de impuestos indirectos, la base tributaria para los impuestos directos como los pagos de estos impuestos para luego calcular los impactos en los ingresos tributarios y en los hogares, por tipo de hogar y para distintos deciles definidos por gasto y por ingreso separadamente. Los modulos pueden ser activados o desactivados de acuerdo a si se quiere modelar un pass-through incompleto de cambios en los impuestos indirectos a los precios finales al consumidor, como asi también modelar la oferta de trabajo (o más correctamente, la renta imponible) y las reacciones de la demanda del consumidor a cambios tributarios. Cambios importantes a los sistemas tributarios (como por ejemplo introducir tasa impositivas adicionales) o a las fuentes de datos (como incorporar fuentes adicionales de ingresos o categorías extra de gasto) también pueden ser incorporados sin editar el código principal. La idea es que el usuario pueda modificar el modulo de interface, el cual contiene los ajustes para establecer todos los parámetros, fuentes de datos y modulos de comportamientos deseados. De esta manera, los usuarios pueden evaluar fácilmente reformas reales y contrafacticas. MEXTAX se basa en esfuerzos previos dedicados a evaluar las mismas reformas, realizados por CEFP y Absalón y Urzúa, quienes usaron la misma fuente de micro datos; y los extiende de la siguiente manera: • Es un simulador más flexible, cuyo código esta escrito en STATA, y diseñado para ser eventualmente una herramienta pública para análisis de futuras reformas. • Contiene una documentación más exhaustiva de los supuestos utilizados. • Provee una batería de análisis de sensibilidad que resalta la importancia de considerar seriamente la informalidad en los mercados de consumo y de trabajo y la sub-declaración de ingresos y gastos en las encuestas de hogares como ENIGH 2008 cuando se realizan este tipo de análisis. • Incorpora distintos márgenes de comportamiento que pueden afectar los impactos distributivos y sobre los ingresos tributarios de las reformas: oferta de trabajo; el grado de pass-through de los impuestos indirectos a los precios finales; y la reaccion de la demanda de los consumidores a los cambios de precios que resultan de cambios impostitivos. 2.2. Supuestos Con el fin de proceder con el análisis de las reformas, es necesario realizar un numero de supuestos practicos y económicos. Los siguientes supuestos se mantienen en todos los análisis presentados en este artículo: • Los miembros de los sistemas publicos de seguridad social ISSSTE, PEMEX o militar pagan la misma estructura de tasas que los contribuyentes al sistema nacional ISSSTE. • Los trabajadores formales cumplen con la ley impositiva sobre todo su ingreso, incluyendo las exenciones (parciales) sobre ciertos tipos de ingreso (por ejemplo, horas extras). Las deducciones de ciertos gastos (por ejemplo, funerales Deductions for certain expenses (e.g. funeral expenses) no están consideradas. • Los trabajadores formales pagan al menos el salario mínimo vigente en el Distrito Federal. • El impuesto a la renta incide totalmente en el trabajador. • Los trabajadores se consideran formales si están cubiertos por algunos de los siguientes esquemas de seguridad social a través de su trabajo: IMSS, ISSSTE, PEMEX o el esquema militar. • El gasto se considera sujeto al IVA y IEPS, salvo que haya sido comprado a un vendedor ambilante o en un mercado callejero El gasto en gasolina y telecomunicaciones, que esta sujeto al IVA, siempre se considera formal. • IVA y IEPS inciden completamente en el consumidor. Asimismo, los siguientes supuestos se mantienen a lo largo de el análisis base que se presenta en la sección 3, pero se modifican en las secciones 4 y 5: • No se hace ajuste por sub-declaración de ingresos o gastos del consumidor. • Los agentes económicos no cambian su comportamiento como reaccion a cambios impositivos. 2.3. Orden de los hogares de acuerdo al nivel de vida Con el fin de realizar análisis de impacto distributivo, es necesario determinar que variable se utiliza para medir el nivel de vida de los hogares, quien es “rico” y quien es “pobre”. Para lograr este objetivo, uno debe comprender que las encuestas de hogares generalmente capturan una medida del ingreso o del gasto en un momento en el tiempo (por ejemplo, ingreso en el último mes, o gasto en diferentes tipos de ítems en periodos que van desde una semana hasta un año). Pero dicha medida de corto plazo puede no reflejar exactamente el nivel de vida de un hogar en el corto o largo plazo.Por ejemplo, los hogares con ingresos bajos posiblemente puedan usar prestamos, ahorros o usar bienes durables comprados previamente para mantener su nivel de vida, al menos en el corto plazo. La abilidad para moderar los patrones de consumo ante shocks indiosincraticos y variaciones predecibles en el ingreso a lo largo del ciclo de vida ha llevado a algunos economistas a argumentar desde fines de 1980s que el consumo puede ser una medida superior de estándares de vida que el ingreso (Poterba (1989), Cutler y Katz (1992), Slesnick (1993), Blundell y Preston (1996)). En este sentido, el uso del gasto puede ser preferido para ordenar los hogares. Pero el gasto no es lo mismo que el consumo: el gasto captura los costos de compra de bienes durables como automóviles, mientras que el consumo captura el flujo de beneficios de esos bienes. De igual manera que el ingreso, el gasto puede ser volátil, con hogares comprando ciertos ítems infrecuentemente, especialmente bienes durables importantes como automóviles o cocinas nievas (pero a veces también alimentos comprados en grandes cantidades). La exclusión de los bienes durables del gasto de los hogares remueve este problema en gran medida pero introduce uno nuevo: los hogares pueden estar ordenados incorrectamente si gastan una proporción diferente de sus presupuestos a bienes durables . Asi, no esta claro que el gasto represnte una mejor medida del nivel de vida de los hogares que el ingreso: ambos son volátiles, y aun más, ambos sufren del problema de error de medición en las encuestas de hogares. Por esta razón, es conveniente conducir análisis usando ambas medidas por separado. Eso es lo que hacemos en la sección 3. Otra cuestión es la importancia de tener en cuenta el tamaño de los hogares, el cual afecta sus necesidades, cuando se calcula el gasto o ingreso del hogar. Un enfoque simple es usar el gasto o ingreso per cápita, dividiendo el gasto o ingreso total por el numero de miembros del hogar y usar esta medida para ordenar los hogares. Sin embargo, la presencia de economías de escala dentro de los hogares y el hecho de que los niños requieren menos recursos que los adultos, genera que hogares más grandes y con niños se posicionen más bajo en la distribución del ingreso o gasto que lo que deberían estar. Por lo tanto, en este artículo usamos una escla de equivalencia que tiene este factor en cuenta. Un hogar con un solo adulto tiene un factor de equivalencia del 100%, con un factor adicional del 80% por cada miembro adicional mayor de 12 anios y 50% para los miembros de 11 anios o menores. Esto significa que, por ejemplo, un hogar con dos adultos y dos niños menores de 12 anios tendrían su ingreso dividido por 2.8 para generar un ingreso o gasto equivalente al de un hogar con un solo adulto. 2.4. Evaluando los impactos proporcionales de una reforma o sistema impositivo Para determinar la progresividad absoluta, se utilizan las ganancias o pérdidas en términos absolutos a lo largo de la distribución del ingreso o el gasto. Es deseable evaluar la progresividad relativa también. ¿Qué se debe usar como denominador? Gran parte de los análisis usan el ingreso típicamente. Sin embargo, una cuidadosa consideración del caso sugiere que mientras los impuestos directos (cuya base imponible es el ingreso) deben ser medidos en proporción al ingreso, la progresividad relativa de los impuestos indirectos debe ser evaluada usando pagos en proporción del gasto. Esto se debe a que el gasto provee una mejor aproximación al “poder adquisitivo” y, por lo tanto, del efecto de largo plazo de los impuestos indirectos. Por ejemplo, considérese un impuesto uniforme sobre el gasto como el que se proposupo inicialmente en el presupuesto del gobierno mejicano para el 2010 con una tasa del 2%. Considerando que el gasto es igual al ingreso a lo largo del ciclo de vida, este impuesto debería ser equivalente a 2% de el ingreso o gasto permanente de los hogares, y ambos métodos concluirían en que dicha reforma sería neutral en términos distributivos. Como proporción del gasto corriente, cada hogar tanto pobre como rico enfrentaría una reducción en su poder adquisitivo, mostrando correctamente que la reforma es neutral distributivamente. Sin embargo, la reforma se vería regresiva como proporción del ingreso a lo largo de la distribución del ingreso porque el ingreso es, en promedio, menos que el gasto (el cual es la base imponible para esta reforma) para los hogares con bajo niveles medidos de ingreso, mientras que el ingreso es más que el gasto para los hogares con altos niveles medidos de ingreso. Por otro lado, la reforma se vería progresiva como proporción del ingreso a lo largo de la distribución del gasto, porque el ingreso es más que el gasto para hogares con bajo nivel de gasto, y para hogares con alto niveles de gasto, el ingreso es menor que el gasto. El argumento que sugiere que los pagos de IVA como proporción del ingreso pueden proveer una impresión equivocada sobre el impacto distributivo del IVA a lo largo del ciclo de vida se basa en que los hogares tienen la capacidad de endeudarse y ahorrar, pero no es necesario que los hogares tengan la capacidad de endeudarse libremente o grandes sumas de ahorros. Tampoco es necesario que los consumidores sean racionales y tengan una mirada hacia el futuro, ni tampoco que tengan como objectivo tener un consumo totalmente equilabrodo a lo largo de su ciclo de vida. Con el fin de visualizar este último punto, considérese un hogar con un ingreso de largo plazo de 100 dólares estadounidenses por semana pero que actualmente gasta 200 dólares por semana, financiándose con sus últimos ahorros. Es más, supóngase que la tasa del IVA es 20% sobre todos los bienes y servicios. El hogar pagaría 40 dólares por semana en IVA, igual a 20% de su gasto corriente pero 40% de su ingreso corriente. La cuestión ¿es cuál es la mejor medida para representar el impacto del IVA en el hogar? Es verdad que su ingerso corriente es una mejor medida de su poder adquisitivo en el largo plazo que su gasto corriente. Pero eso no implica que expresar los pagos de IVA como proporción de su ingreso corriente provea una mejor medida del impacto del IVA en el poder adquisitivo a largo plazo. Esto es porque cuando el hogar sea forzado a disminuir su gasto a los niveles de sus ingreso de largo plazo (100 dólares por semana), la cantidad de IVA que tendrá que pagar bajará a 20 dólares por semana. Esta suma es igual a 20% de su ingreso corriente y de largo plazo, como a su vez igual a su gasto de largo plazo que será de 100 dólares en ese momento. Pata analizar reformas que involucran cambios a impuestos directos e indirectos, no existe una manera ideal de combinar los resultados. Una manera de hacerlo es sumando todas las pérdidas/ganancias de cada uno de los cambios tributarios y expresar esa suma como proporcion del gasto y del ingreso, a la vez que usar ambas medidas tambien para ordenar los hogares de más pobres a más ricos. Asi se generan dos resultados para evaluar la progresividad proporcional. Si estos muestran el mismo patron, la conclusion es clara. Si los patrones no son consistentes, se debe hacer uso del propio juicio. En consecuencia, nuestros resultados estan expresado en términos de efectivo, como asi también como proporción del ingreso neto y del gasto de los hogares a lo largo de la distribución del ingreso y del gasto respectivamente. 2.5. Incertidumbre en los modelos de micro-simulación: datos incompletos y comportamiento de los agentes económicos Cuando uno construye un modelo de microsimulacion tiene que enfretarse a un numero de incertidumbres relacionados con la calidad de los datos y el comportamiento económico de los agentes. En este artículo consideramos la sensibilidad de los resultados con respecto a dos incertidumbres en particular: la sub-declaración de gastos e ingresos en la encuesta de hogares que utlizamos; y el grado en que los individuos puedan ajustar su oferta de trabajo (a al menos, su renta imponible) como respuesta a cambios en incentivos financieros. La manera en que consideramos estas incertidumbres es mediante la variación de los supuestos utilizados y la evaluación de cómo esto afecta los resultados. Este método no es ideal pero creemos que es mejor que ignorar el problema. Los supuestos elegidos son en algún punto arbitratrios, aunque plausibles, y sirven para visualizar que estas cuestiones son importantes y los resultados no son definitivos, más que proveer un rango estimado con precisión para los resultados. Asimismo, esperamos que esto genere más investigaciones sobre estos temas y mejoras en las bases de datos a nivel micro en toda la región, no solo en Mejico, y en las estimaciones de modelos de oferta de trabajo. Los resultados se presentan en la secciónes 4 y 5 respectivamente. • Resultados base En esta sección presentamos los resultados usando los supuestos base, sin ajustar los niveles de ingreso y gasto ni el comportamiento de los individuos en el mercado de trabajo. El primer panel de la Tabla 3.1 muestra las pérdidas proporcionales al ingreso y por decil de ingreso, como resultado de la reforma inicialmente propuesta. El segundo panel muestra los resultados para la reforma aprobada. La columna (1) muestra el ingreso promedio para cada decil y la columna (2) muestra la proporción del ingreso total de la economía mejicana que es atribuible a cada decil. Las columnas (3), (4) y (5) muestran las pérdidas anualizadas (en pesos mejicanos del 2008) debido a los cambios en el ISR, IVA y IEPS respectivamente. La columna (6) muestra las pérdidas totales. La columna (7) muestra la perdida total como porcentaje del ingreso neto total del hogar (el cual incluye ingresos monetarios y no monetarios), y la columna (8) muestra el porcentaje del cambio en los ingresos tributarios gubernamental que incide en cada decil. En cuanto a las reformas propuestas, se puede ver que las pérdidas promedio incrementan a medida que uno sube en la distribución del ingreso, y esto es asi para cada uno de los impuestos. Esto es más pronunciado en el caso del impuesto a la renta (ISR), dado que los hogares más pobres tienen generalmente ingresos demasiados bajos para ser afectados por estos cambios, y los pocos hogares pobres que se ven afectados son hogares con muchos miembros, donde alguno tiene un ingreso particularmente elevado. La imposición de un 2% sobre todos los bienes y servicios (el CCP, incluido en la columna de IVA) genera un mayor impacto en términos de efectivo para los hogares más ricos que para los hogares más pobres, pero como proporción del ingreso golpea a los hogares pobres en mayor medida. Esto parecería extraño dado que es un impuesto uniforme sobre el gasto. Esta relacionado a que los hogares en la parte más baja de la distribución del ingreso reportan un gasto que exede su ingreso monetario (aunque no su ingreso total), mientras que los hogares más ricos generalmente reportan un gasto significativamente menor que su ingreso. Como se disute en las secciones 2.3 y 2.4, esto puede reflejar el hecho de que los hogares tratan de tener un gasto equilibrado a lo largo de su vida, a pesar de tener ingresos más variables. El impacto del CCP genera una mayor perdida para los hogares pobres en términos proporcionales si se usa el ingreso, que para los hogares más ricos. Los hogares en el decil más pobre pierden cerca de 1.81% de su ingreso neto como consecuencia de todos los componentes de la reforma, mientras que los más ricos pierden solo 1.23%. Si se evalua la reforma aprobada, las pérdidas en efectivo son menores para todos los impuestos para todos los deciles en relación a la reforma propuesta. Esto es particularmente cierto en el caso del IVA; un aumento de un punto poerccentual en la tasa del IVA con su estructura estándar genera mucho menos ingresos tributarios para el gobierno que el CCP y, por lo tanto, tiene un menor costo para los hogares. La reforma del IVA y el IEPS genera efectos distributivos neutrales si se usa el ingreso: las pérdidas son acerca del 0.3% para el IVA y 0.1% para IEPS para todos los deciles. Estos datos no se muestran en la Tabla 3.1 por brevedad, se pueden calcular fácilmente usando las columnas (4) y (5) como proporción de la columna (1) de la misma tabla. La reforma en su totalidad, el decil más pobre pierde en promedio 124 pesos por año (equivalente al 0.39% de su ingreso neto), mientras que el decil más rico pierde, en promedio 3,282 pesos por año (equivalente al 0.67% de su ingreso neto). En conclusión, si uno utiliza el ingreso como medida de nivel de vida, mientras que las reformas aprobadas e implementadas aparecen como progresivas, esto no es asi para las reformas inicialmente propuestas. En consecuencia, se puede decir que las enmiendas a las propuestas iniciales resultaron ser progresivas (reduciendo las pérdidas del decil más pobre en una suma equivalente aproxidamente al 1.4% del ingreso neto, mientras que las pérdidas del decil más rico se ven reducidas solo en un 0.6% de su ingreso neto). Este resultado puede ser casi totalmente explicado por la eliminación del CCP. Los cambios al impuesto sobre la renta en ambas reformas tienen unos impactos muy similares y progresivos. La Tabla 3.2 repite el análisis presentado en la Tabla 3.1, pero usando el gasto (incluyendo fuentes monetarias y no monetarias) como medida de nivel de vida. El gasto es la base imponible para los impuestos que generan el mayor incremento en los ingresos tributarios en las reformas analizadas según nuestros resultados: los incrementos en el IVA y IEPS. Comenzando con las reformas propuestas, las pérdidas en efectivo aumentan con el gasto total, particularmente para el impuesto a la renta. Este patrón es similar al expuesto en la Table 3.1. Como porcentaje del gasto total, las pérdidas debido al CCP (2% sobre todos los bienes y servicios, incluido en la columna IVA) son virtualmente uniformes a lo largo de la distribución del gasto, consistente con lo que uno esperaría de un impuesto unifrome al gasto (este resultado no se exhibe en la Tabla 3.2). Esto contrasta con el análisis de la Table 3.1, el cual muestra que el CCP es regresivo como proporción del ingreso de los hogares. Cuando se combinan las pérdidas debido a todos los cambios impositivos, dado que el impuesto a la renta y IEPS representan una mayor proporción de los gastos para los hogares más ricos, las reformas propuestas resultan progresivas usando el gasto como medida del nivel de vida. Los hogares en el decil más pobre pierden una suma equivalente al 1.24% de su gasto total, mientras que los hogares más ricos pierden una suma equivalente al 1.83% de su gasto total. Tabla 3.1. Ganancias y pérdidas promedio debido a las reformas, según el decil de ingreso Reforma % del ingreso total representado por cada decil (2) $ ganancias o pérdidas en efectivo debido a las reformas Cambio como % del ingreso neto pre-reforma (7) = (6)/(1) % de los ingresos tributarios totales que incide en cada decil (8) Ingreso promedio (1) ISR (3) IVA (4) IEPS (5) Total (6) Propuesta Decil más pobre 32,225 2.2% 0 -561 -23 -584 -1.81% 3.09% Decil 2 53,417 3.6% -1 -759 -43 -803 -1.50% 4.24% Decil 3 69,460 4.6% -3 -880 -66 -949 -1.37% 5.01% Decil 4 85,026 5.7% -13 -995 -81 -1,089 -1.28% 5.75% Decil 5 101,256 6.8% -32 -1,092 -112 -1,235 -1.22% 6.52% Decil 6 119,905 8.0% -74 -1,221 -131 -1,426 -1.19% 7.53% Decil 7 142,190 9.5% -148 -1,358 -160 -1,666 -1.17% 8.79% Decil 8 170,910 11.4% -292 -1,600 -211 -2,102 -1.23% 11.10% Decil 9 231,407 15.5% -645 -2,122 -275 -3,042 -1.31% 16.06% Decil más rico 490,625 32.8% -1,966 -3,657 -427 -6,050 -1.23% 31.93% Aprobada Decil más pobre 32,225 2.2% 0 -107 -18 -124 -0.39% 1.66% Decil 2 53,417 3.6% 0 -153 -33 -185 -0.35% 2.48% Decil 3 69,460 4.6% 0 -191 -50 -241 -0.35% 3.22% Decil 4 85,026 5.7% 0 -223 -61 -284 -0.33% 3.80% Decil 5 101,256 6.8% -3 -268 -84 -354 -0.35% 4.74% Decil 6 119,905 8.0% -12 -319 -98 -430 -0.36% 5.76% Decil 7 142,190 9.5% -49 -376 -120 -544 -0.38% 7.28% Decil 8 170,910 11.4% -131 -472 -159 -762 -0.45% 10.20% Decil 9 231,407 15.5% -384 -673 -206 -1,263 -0.55% 16.91% Decil más rico 490,625 32.8% -1,664 -1,297 -321 -3,282 -0.67% 43.94% Notas: Se utilizan la escala de equivalencia 100/80/50, el ingreso total incluye fuentes monetarias y no monetarias. Las figuras en efectivo son en $ mejicanos del 2008 por año. Fuente: ENIGH 2008 y cálculos de los autores usando MEXTAX Tabla 3.2. Ganancias y pérdidas promedio debido a las reformas, según el decil de gasto Reforma % del gasto total representado por cada decil (2) $ (ganancias o pérdidas en efectivo debido a las reformas Cambio como % del gasto (7) = (6)/(1) % de los ingresos tributarios totales que incide en cada decil (8) Gasto promedio (1) ISR (3) IVA (4) IEPS (5) Total (6) Propuesta Decil más pobre 36,972 3.1% -3 -439 -18 -460 -1.24% 2.43% Decil 2 55,521 4.7% -21 -682 -41 -744 -1.34% 3.93% Decil 3 66,631 5.6% -29 -813 -60 -901 -1.35% 4.76% Decil 4 76,688 6.5% -46 -932 -82 -1,061 -1.38% 5.60% Decil 5 88,227 7.5% -89 -1,078 -110 -1,277 -1.45% 6.74% Decil 6 100,380 8.5% -154 -1,215 -140 -1,509 -1.50% 7.96% Decil 7 114,438 9.7% -199 -1,377 -160 -1,735 -1.52% 9.16% Decil 8 133,211 11.3% -317 -1,607 -203 -2,127 -1.60% 11.23% Decil 9 172,542 14.6% -607 -2,105 -269 -2,981 -1.73% 15.73% Decil más rico 336,677 28.5% -1,709 -3,995 -447 -6,151 -1.83% 32.47% Aprobada Decil más pobre 36,972 3.1% -1 -82 -13 -96 -0.26% 1.29% Decil 2 55,521 4.7% -8 -139 -30 -177 -0.32% 2.37% Decil 3 66,631 5.6% -8 -172 -45 -225 -0.34% 3.02% Decil 4 76,688 6.5% -13 -214 -61 -289 -0.38% 3.86% Decil 5 88,227 7.5% -30 -264 -83 -376 -0.43% 5.04% Decil 6 100,380 8.5% -64 -315 -105 -483 -0.48% 6.47% Decil 7 114,438 9.7% -100 -370 -120 -591 -0.52% 7.91% Decil 8 133,211 11.3% -175 -464 -152 -791 -0.59% 10.59% Decil 9 172,542 14.6% -397 -662 -202 -1,262 -0.73% 16.89% Decil más rico 336,677 28.5% -1,447 -1,396 -336 -3,179 -0.94% 42.56% Notas: Se utilizan la escala de equivalencia 100/80/50, el gasto total incluye consumo monetario y no monetario. Las figuras en efectivo son en $ mejicanos del 2008 por año. Fuente: ENIGH 2008 y cálculos de los autores usando MEXTAX. En cuanto a las reformas aprobadas, los hogares más pobres pierden, en promedio, 96 pesos por año (equivalente al 0.26% de su gasto total), mientras que los hogares más ricos pierden, en promedio, 3,179 pesos por año (equivalente al 0.94% de su gasto). En consecuencia, si uno usa el gasto como medida de nivel de vida, ambas reformas aparecen progresivas en términos proporcionales. De hecho, las enmiendas realizadas a las propuestas implementadas tuvieron un efecto muy pequeño en el grado de progresividad: los resultados estiman que redujeron la perdida de los hogares en el decil más bajo en alrededor 1.0% del gasto del hogar, y aquella de los hogares en el decil más rico en alrededor 0.9% del gasto. Sin embargo, las reformas propuestas inicialmente resultan regresivas si se utiliza el ingreso. Este hecho demuestra claramente que la elección de qué medida utilizar para aproximar el nivel de vida es muy importante cuando se analizan los efectos distributivos de reformas tributarias. Habiendo dicho esto, la Tabla 3.3. muestra que la reforma propuesta hubiese recaudado más ingresos tributarios, principalmente debido a la introducción del CCP. A pesar que como proporción del ingreso o gasto, los hogares más pobres fueron los que más ganaron como resultado de las enmiendas, en términos absolutos, o en efectivo, las ganancias fueron mucho más grandes para los hogares más ricos tanto de la distribución del ingreso como del gasto. En otras palabras, la reducción en la carga tributaria debido a las enmiendas fue débilmente focalizada para aliviar a los hogares más pobres. En Abramovsky et al (2015) mostramos que incrementos en las principales transferencias en efectivo que existen en Méjico (Oportunidades, ahora Prospera, y pensiones no contributivas) financiados con los ingresos tributarios que se perdieron debido a las enmiendas, y aun simple transferencias universales en efectivo podrían haber beneficiado más a los hogares más pobres. Esto ejemplifica que el argumento a favor de las tasas 0% de IVA aplicado a ciertos bienes como alimentos basado en razones distributivas no tiene fundamentos muy fuertes, especialmente dada la creciente disponibilidad y sofisticación de programas de transferencias focalizados en países de ingresos medios como Méjico. La Tabla 3.3 también muestra los ingresos tributarios estimados por MEXTAX usando nuestro modelo base y lo compara con los resultados generados por CEFP, que utiliza las cuentas nacionales. Esta comparación muestra una cuestión importante que es tratada en la próxima sección. En particular, MEXTAX sub-estima significativamente los ingresos tributarios generados por las reformas si los supuestos base son utilizados. Esta discrepancia es mayor para el ISR, lo cual no es sorprendente dado que solo modelamos la parte del impuesto a la renta que incide sobre la renta laboral. Es más, se sabe que ENIGH sufre de errores de medición, en particular en el tramo más alto de la distribución del ingreso, tanto por sub-declaración como omisión de fuentes, y estos son los hogares que ser verían más afectados por las reformas al ISR. El hecho de que MEXTAX sub-estime los ingresos tributarios del incremento del IVA en 1 punto porcentual en mayor proporción que el CCP (2% uniforme) refleja el hecho que el gasto en alimentos (que es en su gran mayoria esta sujeto a una tasa de 0%) esta relativamente bien capturado en ENIGH, mientras que ítems que no son alimentos (muchos de ellos sujetos a la tasas de IVA estándar) no están bien representados en ENIGH. Tabla 3.3. Ingresos tributarios recaudados debido a las reformas Reforma Ingreso anual (millones de $ mejicanos) Estimación según MEXTAX Estimación según CEFP Propuesta ISR 8,470 72,990 IVA 38,000 74,520 IEPS 4,080 18,930 Total 50,550 166,440 Aprobada ISR 5,990 62,780 IVA 10,900 33,550 IEPS 3,060 13,810 Total 19,950 110,140 Fuente: ENIGH 2008 y cálculos de los autores usando MEXTAX • Incertidumbre alrededor de la distribución del ingreso y del gasto debido a la sub-declaración en las encuestas de hogares Una cuestión importante para la micro-simulación en Méjico es que lo hogares sub-declaran sus gastos e ingresos en ENIGH, y que esta misma encuesta no logra capturar a los hogares más ricos del país (véase, por ejemplo, López-Calva et al (2007, 2008)). Esto genera unas cifras agregadas de ingreso y de gasto (ponderadas por las probabilidades de muestreo) en ENIGH que está por debajo significativamente en relación a las cifras agregadas provenientes de las cuentas nacionales, y a su vez puede generar una distribución del ingreso imprecisa. Ambos problemas pueden sub-estimar los ingresos tributarios, y la alteración de la distribución del ingreso y del gasto pueden generar conclusiones erróneas en términos de impactos distributivos. Los modelos de micro-simulación previamente desarrollados para Méjico (véase Absalón y Urzúa (2009a,b, 2010) y CEFP (2009a,b,c,d,e,f)) han encarado este problema ajustando el ingreso laboral por un factor fijo. En este artículo, realizamos el mismo ajuste y también implementamos un número de ajustes alternativos, eligiendo ciertos supuestos elegidos en algún punto de forma arbitraria aunque considerada. Esto nos permite ver como los distintos ajustes afectan los resultados. En la sección 4.1 describimos el método estándar para ajustar los ingresos y los gastos que utiliza un factor constante para cada tipo de ingreso. La sección 4.2 discute un enfoque que incrementa el factor del ingreso laboral con el nivel de ingreso, teniendo en cuenta que el hecho que la sub-estimación de ingresos en las encuestas de hogares esta posiblemente liderada por los hogares más ricos. En la sección 4.3, describimos el método que asigna aleatoriamente una porción del ingreso no capturado en las encuestas de hogares a los hogares en base a características observadas, y permite corregir por omisión de fuentes como sub-declaración de la cantidad de ingreso para cada fuente. En los tres casos, utilizamos el factor de ajuste para el ingreso total implícito para cada hogar en la muestra para ajustar el gasto total de cada hogar, manteniendo la relación entre gasto y ahorro y la composición del gasto. En la sección 4.4, presentamos los resultados de estos diferentes escenarios y los comparamos con los resultados sin ajuste de ingresos obtenidos en la sección 3. • Factores fijos de ajuste del ingreso (escenario MI1) Usar factores fijos para ajustar cada fuente de ingreso en ENIGH de manera que llegue a los niveles agregados de las cuentas nacionales ha sido utilizado en análisis mejicanos por otros investigadores Este método se denomina Altimir en honor a Altimir (1987), quien promovió esta metodología. En esta sección utilizamos este método usando información de una presentación de G. Leyva Parra del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2001), el cual utiliza la ENIGH 1998 para calcular los factores de ajuste para diferentes fuentes de ingreso. En particular, se sugiere utilizar un factor de 1.6173 para el ingreso laboral monetario; un factor de 2.5191 para el ingreso monetario por empleo por cuenta propia; un factor de 26.0441 para el ingreso por capital; y un factor de 1.2948 para el ingreso proveniente de transferencias. Estos factores están calculados para ingresos brutos, nosotros los reducimos en un 10% como una manera aproximada de ajustarlos por los impuestos (10% es, aproximadamente, el promedio de las tasas de ISR y las contribuciones a la seguridad social sobre el ingreso laboral de acuerdo a MEXTAX). Luego, aplicamos cada uno de estos factores a los ingresos de los miembros individuales de cada hogar. En conjunto, estos ajustes implican que cada hogar tiene un factor de ajuste específico de acuerdo a la composición de las fuentes de ingreso. El factor implícito para el ingreso total del hogar se utiliza para ajustar los gastos, de manera de mantener la relación con el ahorro y la composición del gasto. • Factores de ajuste variables para el ingreso laboral (escenarios MI2 & M!3) En general, se cree que el problema con la medición del ingreso y el gasto en las encuestas de hogares está regido principalmente por la sub-declaración de ingresos y la omisión completa de ciertas fuentes de ingresos de los hogares de más altos ingresos (véase, por ejemplo, López-Calva et al (2007, 2008)). Si esto es así, los factores de Altimir no resultaría una manera satisfactoria de resolver el problema. En consecuencia, el escenario MI2 asume que los ingresos de los hogares en la mitad inferior de la distribución del ingreso están correctamente capturados, y que el problema se concentra en los hogares en la mitad superior de la distribución del ingreso de la ENIGH. Asimismo, el factor de ajuste aumenta con el ingreso. La relación incrementa de un factor igual a 1.014 para aquellos en el percentil 50 a un factor de 1.56 para el percentil 90 (es decir, un incremento de 0.014 por cada percentil) y luego un factor de 1.914 para el percentil 100. En el escenario MI3, el factor de ajuste incrementa un 0.005 en cada percentil desde el percentil 50 al percentil 90, y luego aumenta más rápidamente a en 0.1259 por cada percentil desde el percentil 91 al 100, llegando a un máximo de 2.464. Estos dos escenarios se eligieron arbitrariamente para representar una concentración “baja” y “alta” del ingreso en decil más alto que no es capturado en ENIGH e imputado con esta metodología. Los gastos de los hogares se ajustan usando nuevamente el factor implícito a nivel del hogar, y manteniendo constantes las tasas de ahorro y la composición del gasto. • Asignación aleatoria en la imputación de ingresos (escenario MI4) Las secciones 4.1 y 4.2 utilizan diferentes supuestos para corregir una de las dos fuentes de sub-declaración de ingresos en ENIGH en relación a las cuentas nacionales mejicanas: la sub-declaración en el monto dado que el hogar reporta un monto positivo para una determinada fuente de ingreso. Sin embargo, la omisión completa de fuentes de ingreso, particularmente para rentas no laborales, es probablemente muy prevalente. El acceso a datos administrativos ayudaría a identificar a los hogares que omiten ciertas fuentes de ingreso en las encuestas de hogares, asumiendo que los datos administrativos tampoco sufren de sub-declaración, sin embargo no tenemos acceso a estos datos. En esta sección imputamos fuentes de ingreso para hogares que parecen estar omitiendo usando características de los hogares que si reportan determinada fuente, apoyándonos en técnicas econométricas. El primer paso del proceso de imputación involucra predecir si cada individuo ha sub-declarado ingresos de una fuente especifica o no. De acá en adelante, la sub-declaración significa la completa omisión de una fuente o sub-declarar la suma del ingreso en relación a la suma verdadera. Primero se debe decidir cuántos individuos se asumen estar sub-reportando cierta fuente en relación a los individuos que si reportan dicha fuente en la base de datos original, sin ningún ajuste. No contamos con ninguna evidencia que nos guie en esta elección, por lo tanto experimentamos con un numero de supuestos y evaluamos si nuestros resultados son robustos. Asumimos los siguientes factores de sub-declaración: • El número de hogares que sub-declaran rentas laborales es 50% del número que si reporta esta fuente. • El número de hogares que sub-declaran rentas como trabajadores autónomos es 100% del número de hogares que si reporta esta fuente. • El número de hogares que sub-declaran rentas de capital es 400% del número que si reporta esta fuente. • El número de hogares que sub-declaran ingresos por transferencias es 50% del número de hogares que si declaran esta fuente. • Ningún hogar sub-declara otras fuentes de ingreso. Luego, se debe seleccionar cuales son los hogares que sub-declaran cada una de estas cuatro fuentes. Para hacer esto, creamos variables dummy (que toman el valor 1 o 0) que indican si un individuo ha declarado o no una suma positiva de cada una de las fuentes. Se corren regresiones de cada una de estas variables en un set de variables explicativas usando un modelo de probabilidad linear (MLP). Estas son las variables que se utilizan: • Indicadores y sumas de otras fuentes declaradas • Edad (en forma cubica) y un indicador del sexo • Indicadores de membrecía a programas de seguridad social • Indicadores de educación y alfabetización • Indicadores de ocupación y sector industrial • Indicador de tipo de empleador (incluyendo autónomos) • Indicadores de tipo de facilidades en la vivienda y activos (TV, automóvil, acceso a Internet) Luego, procedemos a realizar las siguientes operaciones: • Calculamos la proporción de individuos que reciben cada fuente utilizando la base de datos original, sin ajustes. • Multiplicamos esta proporción por el factor de sub-declaración estipulado, llamándola “proporción ajustada”. • Predecimos un índice (mas un termino de error seleccionado aleatoriamente de la distribución del error) usando el MLP para cada fuente de ingreso para cada individuo en la muestra. • Para cada fuente, calculamos un índice (o “propensity score”) de manera que si asignásemos a todos los individuos con un valor mayor a este índice un “1” y todos los individuos con un valor menor a este índice un “0”, generaríamos la deseada proporción ajustada. Denominamos a este índice el “punto de corte”. • Aquellos individuos con un índice para una fuente en particular que es mayor que el punto de corte para esa fuente se consideran como que están sub-declarando esa fuente. Una vez que se identifican a los individuos que sub-declaran cada fuente (tanto por sub-declaración de la suma o completa omisión), se procede a imputar la suma que es sub-declarada. Este procedimiento es así: • Usamos mínimos cuadrados ordinarios (OLS) para predecir una estimación central de la suma sub-declarada para cada individuo que se ha identificado en los pasos anteriores. • Luego, adicionamos el componente aleatorio de la distribución del error de estas predicciones, los cual refleja que no podemos predecir la cantidad sub-declarada perfectamente. Estas predicciones están basadas en una distribución normal de los errores. • El ingreso a nivel individual y a nivel del hogar se calcula agregando todas las fuentes. • La cantidad sub-declarada estimada para cada fuente es luego agregada y comparada con las figuras agregadas de las cuentas nacionales, cuando se encuentra una discrepancia se ajusta correspondiente. • Finalmente, el gasto del hogar se ajusta de igual manera que en los escenarios anteriores, manteniendo los patrones de ahorro y de consumo. • Resultados La Tabla 4.1 muestra los impactos distributivos de las reformas propuesta y aprobada cambian en los distintos escenarios. Los resultados se presentan utilizando el gasto como medida de nivel de vida. La columna (2) indica que cuando los ingresos se ajustan por un factor constante para cada fuente de la misma manera para todos los hogares (escenario MI1), las pérdidas en efectivo incrementan sustancialmente en relación al modelo base (columna (1)), ya que los mayores niveles de ingreso generan mayor ingresos tributarios provenientes de los cambios al ISR y el ajuste al gasto genera mayores ingresos tributarios provenientes del IVA y IEPS. El incremento es proporcionalmente mayor para los hogares más ricos porque estos son más propensos a declarar ingresos de fuentes como capital y autónomos, las cuales sufren más agudamente el problema de sub-declaración y se ajustan por un factor de Altimir más alto que las rentas laborales. En el caso de las reformas propuestas, los hogares más pobres experimentan un aumento del 47% en promedio en sus pérdidas en efectivo, principalmente debido a los impuestos indirectos, en relación al modelo base. Los hogares en el decil más rico experimentan un aumento por encima de 300% en sus pérdidas en efectivo, en promedio., también debido principalmente a los impuestos indirectos. El patrón observado para las reformas aprobadas es similar. Sin embargo, el patrón de ajuste del gasto del hogar es aun más sesgado hacia los hogares más ricos que el patrón de ajuste de los pagos tributarios. Esto significa que el decil más rico se ve menos afectado cuando se evalúa las pérdidas como proporción del gasto, que los hogares en el decil octavo o noveno (columna (7)), quienes se ven más afectados que en el modelo base. Las columnas (3) y (4) de la Tabla 4.1 muestra el resultado de los escenarios MI2 y MI3, cuando el ingreso de los individuos en la mitad más alta de la distribución del gasto ven sus ingresos ajustados por un factor mayor que aquellos hogares en la mitad más baja. Las pérdidas en efectivo caen para los hogares más pobres y aumenta para los hogares más ricos. Comparado con el escenario MI1, bajo las reformas propuestas, las pérdidas promedio en efectivo para el 70% de los hogares más pobres caen bajo el escenario MI2 (“concentración baja”) y aumentan para el 30% de los hogares más ricos. Bajo el escenario MI3 (“concentración alta“), las pérdidas en efectivo caen para el 80% más pobre y aumenta aun más para el 20% de los hogares más rico. El panorama es muy similar para las propuestas aprobadas. Para los hogares más pobres, la mayor parte de este cambio se debe al impacto de los impuestos indirectos: un ingreso menor con respecto a MI1 es acompañado con un gasto menor y, por lo tanto, un efecto menor del IVA y IEPS. El cambio en el ingreso es de menos importancia ya que estos hogares no se veían afectados por las reformas al ISR en primer lugar dado sus bajos ingresos. Hacia el nivel superior de la distribución del ingreso, el cambio en las pérdidas debido a las reformas se explica mayormente por el aumento en el ingreso que genera importantes incrementos en el impuesto a la renta que estos hogares deben pagar. Cuando consideramos el incremento a los pagos de impuestos como proporción del gasto (columnas (8) y (9) de la Tabla 4.1), encontramos efectos similares: el supuesto de que los ingresos sub-declarados están principalmente concentrados en los hogares con mayor nivel de ingreso hace que las pérdidas proporcionales se vean inalteradas o disminuidas para los hogares más pobres y en el medio de la distribución del gasto, y más grandes para los hogares situados en el nivel superior de la distribución del gasto. En otras palabras, ambas reformas se ven un poco más progresivas en los escenarios MI2 y MI3 que en el MI1, cuando los ingresos se ajustan por factores fijos en igual proporción para todos los hogares. Las columnas (5) y (10) de la Tabla 4.1 muestran que cualitativamente el patrón de impactos distributivos se mantiene a grandes rasgos bajo el escenario MI4 (el cual implementa una imputación de rentas más sofisticada utilizando métodos econométricos); ambas reformas aparecen progresivas cuando se usa el gasto como medida del nivel de vida. En términos de efectivo, las pérdidas para los hogares en la mitad superior de la distribución del gasto se ven incrementadas bajo ambas reformas. Sin embargo, dado que su gasto también aumenta, las pérdidas proporcionales al gasto son muy similares o inclusive levemente menores, es decir las reformas aparecen levemente menos progresivas. La Tabla 4.2 muestra como los ingresos tributarios estimados cambian bajos los distintos escenarios. Bajo el escenario MI1, la recaudación se eleva significativamente como resultados de un aumento en la recaudación en cada uno de los impuestos considerados ISR, IVA y IEPS. La recaudación estimada aumenta cuanto más concentrado esta el ajuste del ingreso sub-declarado en los hogares de mayores ingresos, es decir, moviéndose de MI1 a MI2 y luego a MI3. Esto se explica mayormente por un aumento de la recaudación del ISR sobre las rentas laborales, y refleja el hecho que la reforma del ISR aumento las tres tasas marginales superiores. La recaudación debido a los impuestos indirectos baja levemente bajo MI2 y MI3. Esto se debe a que los ingresos se ajustan de manera de hacer los totales en ENIGH consistentes con las cuentas nacionales, al mismo tiempo que se mantiene la tasa de ahorro. Dado que la tasa de ahorro es mayor para los hogares más ricos, la reducción en el gasto de los hogares más pobres en relación a MI1 más que compensa el aumento en el gasto de los hogares más ricos, generando una reducción en la recaudación proveniente de los impuestos al gasto. Las estimaciones de la recaudación proveniente del ISR que provee MEXTAX bajo el escenario MI4 es menor que bajo el escenario MI1. Esto refleja el hecho que en el escenario MI4 parte del ingreso faltante en ENIGH se asigna a hogares que no habían reportado renta laboral alguna originalmente. Esto significa que una mayor porción del ingreso se asigna a hogares que no se ven afectados por el cambio en ISR. El aumento significativo en la recaudación de IVA y IEPS se genera porque los gastos se ajustan de manera que la tasa de ahorro se mantenga a nivel del hogar, luego de ajustar los ingresos. Algunos hogares reportan ingresos muy bajos originalmente, (menores que sus gastos), y estos son aumentados considerablemente en el proceso de ajuste bajo MI4. En consecuencia, el gasto de estos hogares se multiplica por un factor alto, lo cual a su vez genera un aumento significativo en la recaudación proveniente de impuestos indirectos. Tabla 4.1. Ganancias y pérdidas promedio debido a las reformas, según el decil de gasto Reforma $ ganancias o pérdidas en efectivo debido a las reformas Cambio como % del gasto Base (1) MI1 (2) MI2 (3) MI3 (4) MI4 (5) Base (6) MI1 (7) MI2 (8) MI3 (9) MI4 (10) Propuesta Decil más pobre -460 -678 -573 -568 -635 -1.24% -1.34% -1.31% -1.30% -1.33% Decil 2 -744 -1,111 -874 -861 -1,023 -1.34% -1.46% -1.37% -1.37% -1.42% Decil 3 -901 -1,382 -1,156 -1,117 -1,319 -1.35% -1.49% -1.44% -1.43% -1.47% Decil 4 -1,061 -1,698 -1,424 -1,343 -1,708 -1.38% -1.55% -1.48% -1.45% -1.53% Decil 5 -1,277 -2,090 -1,763 -1,595 -2,099 -1.45% -1.64% -1.55% -1.50% -1.61% Decil 6 -1,509 -2,469 -2,141 -1,945 -2,655 -1.50% -1.71% -1.65% -1.58% -1.68% Decil 7 -1,735 -2,860 -2,759 -2,442 -3,374 -1.52% -1.74% -1.76% -1.66% -1.73% Decil 8 -2,127 -4,047 -4,051 -3,451 -5,169 -1.60% -1.92% -1.97% -1.83% -1.88% Decil 9 -2,981 -5,984 -6,674 -6,731 -8,494 -1.73% -2.02% -2.16% -2.20% -1.91% Decil más rico -6,151 -25,081 -27,046 -28,981 -31,324 -1.83% -1.82% -1.91% -1.99% -1.86% Aprobada Decil más pobre -96 -139 -118 -116 -136 -0.26% -0.27% -0.27% -0.27% -0.28% Decil 2 -177 -268 -201 -199 -251 -0.32% -0.35% -0.31% -0.32% -0.35% Decil 3 -225 -356 -298 -283 -353 -0.34% -0.38% -0.37% -0.36% -0.39% Decil 4 -289 -472 -408 -372 -495 -0.38% -0.43% -0.42% -0.40% -0.44% Decil 5 -376 -661 -540 -469 -666 -0.43% -0.52% -0.48% -0.44% -0.51% Decil 6 -483 -848 -730 -642 -905 -0.48% -0.59% -0.56% -0.52% -0.57% Decil 7 -591 -1,070 -1,076 -901 -1,210 -0.52% -0.65% -0.69% -0.61% -0.62% Decil 8 -791 -1,708 -1,807 -1,461 -2,102 -0.59% -0.81% -0.88% -0.77% -0.76% Decil 9 -1,262 -2,838 -3,386 -3,526 -3,517 -0.73% -0.96% -1.09% -1.15% -0.79% Decil más rico -3,179 -10,971 -12,488 -14,028 -11,430 -0.94% -0.80% -0.88% -0.96% -0.68% Notas: Se utilizan la escala de equivalencia 100/80/50, el gasto total incluye consumo monetario y no monetario. Las figuras en efectivo son en $ mejicanos del 2008 por año. Fuente: ENIGH 2008 y cálculos de los autores usando MEXTAX. Tabla 4.2. Ingresos tributarios adicionales recaudados por las reformas Reforma Ingresos tributarios anuales (millones $ mejicanos) Base (1) MI1 (2) MI2 (3) MI3 (4) MI4 (5) Propuesta ISR 8,470 17,000 21,200 23,400 15,900 IVA 38,000 98,500 97,200 96,600 125,000 IEPS 4,080 11,000 10,900 10,900 13,100 Total 50,550 126,500 129,300 130,900 154,000 Aprobada ISR 5,990 13,100 17,800 20,400 12,100 IVA 10,900 30,200 30,200 30,100 34,200 IEPS 3,060 8,260 8,210 8,150 9,890 Total 19,950 51,560 56,200 58,650 56,190 Notas: Figuras anuales en millones de pesos mejicanos del 2008. Fuente: ENIGH 2008 y cálculos de los autores usando MEXTAX En resumen, el impacto distributivo de ambas reformas se mantiene en términos cualitativos bajo los distintos escenarios MI1 a MI4. Sin embargo, el método que se utilice para ajustar los ingresos en la ENIGH de manera que sean consistentes con los agregados en las cuentas nacionales tiene impactos cuantitativos significativos y en la recaudación estimada. Esto resalta la importancia de tener en cuenta esta cuestión en los análisis de reformas fiscales. La sensibilidad de los resultados sugiere que es necesario conducir más investigaciones sobre los factores que generan la sub-declaración de ingresos y gastos en las encuestas de hogares y su discrepancia con las cuentas nacionales. Una manera de progresar en esta dirección seria generar registros administrativos de pagos de impuestos más precisos que puedan ser compartidos, de forma anonimizada, con investigadores. Otra manera complementaria es mejorar la calidad de las encuestas de hogares, en particular de ENIGH. Sin esas mejoras, las estimaciones derivadas de micro-simuladores en cuanto a los impactos distributivos y de recaudación generados por reformas impositivas deben considerarse como imprecisas y deben testearse exhaustivamente. • Incertidumbre alrededor de la reacción de la oferta de trabajo ante cambios tributarios En esta sección incorporamos la reacción de la oferta de trabajo en las estimaciones de MEXTAX e ilustramos como puede afectar la recaudación de las reformas del 2010. Este ejercicio involucra testear como diferentes supuestos acerca de la elasticidad de la renta imponible (es decir, cuanto reacciona el nivel de la renta imponible a diferentes tasas impositivas) impactan en los resultados. La Sección 5.1 explica el método y la sección 5.2 expone los resultados. • El método de la elasticidad de la renta imponible Utilizamos un modelo de forma reducida de las reacciones de la renta imponible de los márgenes intensivo y extensivo que está relacionado a los métodos que se utilizaron en los capítulos del Mirlees Review (IFS (2011)) y en trabajos que examinan el equilibrio entre redistribución y eficiencia cuando se piensa en el diseño de sistema de impuestos (Adam (2005)). El método también está relacionado a los modelos de la elasticidad de la renta imponible que se han utilizado para estimar el impacto de cambios en las tasas impositivas sobre las rentas de los individuos con mayores ingresos en Estados Unidos (Feldstein (1995), Gruber y Saez (2002)) y en el Reino Unido (Brewer et al (2010)). Este método considera el efecto de las reformas tributarias sobre dos márgenes de comportamiento de manera separada: la decisión de si trabajar formalmente o no (el margen extensivo), la cual es afectada por la proporción de los ingresos laborales que el individuo pierde debido a los impuestos cuando comienza a trabajar (lo que se denomina la tasa impositiva sobre la participación o PTR); y la decisión de cambiar la renta laboral generada en el margen (el margen intensivo), la cual es afectada por el tipo impositivo marginal efectivo (o METR). Para implementar este método necesitamos estimar o asumir una serie de parámetros: • La PTR y la METR que enfrentan los individuos antes y después de las reformas tributarias • La elasticidad de la renta imponible declarada en el margen extensivo • La elasticidad de la renta imponible declarada en el margen intensivo Comencemos con el cálculo de los tipos impositivos. Creemos que es importante incorporar el efecto de los impuestos indirectos en la reacción de la oferta de trabajo. En países desarrollados, como el Reino Unido y Estados Unidos, los políticos a veces afirman que los aumentos en los impuestos indirectos son menos costosos económicamente que los aumentos en impuestos directos porque los primeros no reducen los incentivos al trabajo. Mientras que incrementos en los impuestos indirectos tienen efectos menores sobre los incentivos al trabajo que incrementos al impuesto a la renta equivalentes en términos de recaudación tributaria (debido a que los impuestos indirectos se pagan sobre el gasto financiado con rentas laborales y no laborales), en general no es cierto que los impuestos indirectos no tengan ningún efecto. Lo que importa en relación a la decisión sobre el trabajo es el poder adquisitivo de una unidad de esfuerzo (o tiempo), y esta se ve afectada por incrementos en los precios (vía impuestos indirectos) o reducciones en el salario neto (vía impuestos directos). Esto significa que las PTR y METR deben tener en cuenta el IVA y IEPS gravado sobre los bienes y servicios adicionales que se pueden comprar cuando el individuo entra a trabajar o gana un poco más de ingreso. Sería ideal poder medir la tasa que aplica al gasto financiado con el ingreso extra al margen por el individuo en consideración (para la METR) o al gasto financiado con el ingreso extra que genera el individuo cuando comienza a trabajar (para la PTR). Desafortunadamente la información para este tipo de cálculos no está disponible. Por lo tanto, utilizamos la tasa promedio de impuestos indirectos implícita cuando se considera el gasto total del hogar, incluyendo el gasto en bienes comprados a vendedores informales. Esta medida no es perfecta pero es claramente mejor que la tasa impositiva promedio a nivel nacional utilizada en Mendoza et al (1994) y Browning (1995). El otro aspecto relacionado al cálculo de las METRs y PTR es que uno debe considerar los impuestos directos a los ingresos. En principio, uno debe tener en cuenta los impuestos y las contribuciones a la seguridad social, así como la pérdida de prestaciones sociales que se puede dar cuando el individuo entra a trabajar o incrementa su ingreso laboral en el margen. Así se hace usualmente en el Reino Unido, en donde las prestaciones sociales en forma de ingreso es una función claramente definida de las características demográficas, el ingreso corriente y los gastos en vivienda, y en donde los beneficios se retiran de manera suave y relativamente continua a medida que el ingreso laboral incrementa. En el contexto mejicano este cálculo no es tan simple. Méjico presenta un sistema de bienestar que determina la elegibilidad utilizando un set de indicadores como localidad de residencia, calidad de la vivienda, y propiedad de bienes durables en el caso de Oportunidades (la formula exacta es secreta para prevenir que la gente se aproveche del sistema). Aun mas, la evaluación del ingreso no se conduce de manera continua para muchos de los programas de bienestar, y esto implica que las entradas al y salidas del mercado laboral no están ligadas directamente a un derecho a la prestación de beneficios. Por ejemplo, en el caso de Oportunidades, la elegibilidad se evalúa cada tres años. Claramente este tipo de beneficios dependientes del nivel de recursos en esta manera no puede integrarse fácilmente en el cálculo de las PTR y METR y por lo tanto en este artículo nos abstraemos de las prestaciones de bienestar. Los individuos pueden responder a los cambios tributarios de dos maneras. Primero, pueden cambiar el nivel de esfuerzo afectando los ingresos imponibles totales, lo cual denominamos respuesta real. Segundo, pueden cambiar el grade en que evaden o eluden impuestos, por ejemplo con movimientos entre los mercados formales e informales. Denominamos este margen respuesta de desplazamiento. Feldstein ha demostrado que uno no necesita distinguir entre estas dos respuestas desde el punto de vista del cálculo de bienestar, dado que los individuos que maximizan su utilidad responderían de manera que el costo marginal de la respuesta en cualquiera de estos márgenes esté nivelado (Feldstein (1995)). Sin embargo, los efectos en la recaudación de estas dos respuestas son diferentes en presencia de impuestos indirectos. La respuesta real reduce el ingreso total y como consecuencia es probable que reduzca el gasto del consumidor, lo cual se debe tener en cuenta cuando se modela la recaudación proveniente de impuestos indirectos. Mientras que una respuesta de desplazamiento cambia la composición pero no el nivel de ingreso, y en consecuencia es poco probable que afecte el nivel de gasto. Esto significa que idealmente tendríamos dos elasticidades: una para la respuesta real y otra para la respuesta de desplazamiento, como así dos tipos de PTRs y METRs: con y sin impuestos indirectos. En este artículo nos abstraemos de estos temas, y utilizamos un solo set de elasticidades y tipos impositivos, lo cual es consistente con lo que se ha implementado en la literatura hasta el momento. Las METRs y PTRs se calculan de la siguiente manera: El paso siguiente es calcular el cambio proporcional en el salario neto marginal y en el salario neto cuando se entra al mercado de trabajo como consecuencia de un cambio tributario, y luego se calcula un nuevo valor para los ingresos formales brutos después de la reforma. Para realizar estos cálculos, se utiliza la siguiente fórmula: El cambio en el ingreso bruto se puede descomponer en tres elementos: el cambio debido a los esfuerzos laborales en el margen; el cambio debido al cambio en la participación en el mercado de trabajo formal; y una interacción. Estos términos junto con METRs y PTRs, permiten a uno calcular los efectos en la recaudación debido a las reformas. Las elasticidades fueron elegidas en base al conocimiento sobre países en desarrollados como el Reino Unido y Estados Unidos. Según nuestro conocimiento, no existen estimaciones para Méjico – en la sección 6 discutimos posibles ideas para generar estimaciones para este país. La Tabla 5.1 muestra las diferentes elasticidades asumidas para distintas secciones de la población para el margen intensivo (panel superior) y el margen extensivo (panel inferior): utilizamos tres escenarios, “baja”, “media” y “alta”. La elasticidad en el margen extensivo para madres con hijos mejores de 12 años es el doble que para el resto de la población. Tabla 5.1 Supuestos sobre las elasticidades de la renta laboral imponible Tipo de individuo Elasticidad Grado de reacción “Baja” (B1) “Media” (B2) “Alta” (B3) Margen intensivo 90% inferior de la distribución de ingreso laboral 0.05 0.1 0.2 Percentiles 91 al 99 o mujeres con hijos <12 0.1 0.2 0.4 Percentil 100 de la distribución 0.2 0.4 0.8 Margen extensivo 40% superior de la distribución del ingreso laboral 0.05 0.1 0.2 Percentiles 41 al 60 0.1 0.2 0.4 Percentiles 21 al 40 0.15 0.3 0.6 Percentiles 1 al 20 0.2 0.4 0.8 Notas: Estas elasticidades han sido elegidas en base a las elasticidades utilizadas en el análisis del Institute for Fiscal Studies’ Mirrlees Review of tax systems for the 21st century. No es posible analizar el impacto de las reformas en los hogares individuales con este modelo ya que si bien es consistente con un modelo de maximización de utilidad, es un modelo de forma reducida. Sin embargo, si se pueden estimar los impactos sobre la renta laboral imponible (el cual puede considerarse como una aproximación a la oferta de trabajo en el mercado formal) y sobre la recaudación total (pero no separada por tipo de impuesto). • Resultados La Tabla 5.2 muestra en su columna (1) la renta laboral proveniente del mercado formal por grupo etario y educativo y los cambios estimados bajo los diferentes escenarios “bajo”, “medio” y “alto” para las reformas propuestas. La Tabla 5.3 repite este análisis para las reformas aprobadas. Tabla 5.2 Cambios en los ingresos formales - reformas propuestas Grupo demográfico Ingresos formales iniciales $ Cambio en ingresos formales $ “Baja” (B1) “Media” (B2) “Alta” (B3) Grupo etario <18 3,830 -16.5 -32.9 -65.5 18 – 24 130,000 -477 -951 -1,890 25 – 34 403,000 -1,640 -3,280 -6,520 35 – 49 689,000 -3,280 -6,550 -13,000 50 – 64 260,000 -1,340 -2,670 -5,300 65 + 18,200 -99 -197 -392 Educación Ninguna o pre-escolar 7,670 -24.8 -49.4 -98.5 Escuela primaria 121,000 -434 -866 -1,720 Escuela secundaria 243,000 -870 -1,740 -3,460 Diploma 356,000 -1,720 -3,440 -6,830 Universitario 776,000 -3,800 -7,580 -15,100 Notas: Figuras anuales en millones de pesos mejicanos del 2008. Fuente: ENIGH 2008 y cálculos de los autores usando MEXTAX Tabla 5.3 Cambio en los ingresos formales - reformas aprobadas. Grupo demográfico Ingresos formales iniciales $ Cambio en ingresos formales $ “Baja” (B1) “Media” (B2) “Alta” (B3) Grupo etario <18 3,830 -5.1 -10.1 -20.2 18 – 24 130,000 -160 -320 -640 25 – 34 403,000 -806 -1610 -3,210 35 – 49 689,000 -1890 -3760 -7,490 50 – 64 260,000 -813 -1620 -3,230 65 + 18,200 -61.7 -123 -245 Educación Ninguna o pre-escolar 7,670 -7.6 -15.3 -30.6 Escuela primaria 121,000 -146 -292 -583 Escuela secundaria 243,000 -317 -633 -1,260 Diploma 356,000 -976 -1,950 -3,870 Universitario 776,000 -2,290 -4,560 -9,080 Notas: Figuras anuales en millones de pesos mejicanos del 2008. Fuente: ENIGH 2008 y cálculos de los autores usando MEXTAX Es notable que los cambios sean significativos, incluso ante cambios tributarios pequeños. Por ejemplo, en el escenario con elasticidad “alta”, un incremento en las METRs de 0.9% y de las PETs en 0.6% en promedio tienen un efecto negativo estimado en los ingresos formales de 1.1% para los individuos entre 35 y 49 años de edad (el grupo etario con mayor nivel de ingresos). El grado de respuesta varía para distintos grupos demográficos, ilustrando las diferencias en las elasticidades asumidas y los niveles iniciales de ingresos. La Tabla 5.4 ilustra como la inclusión de efectos de comportamiento de la oferta de trabajo afecta la recaudación tributaria de ambas reformas. Tabla 5.4 Efectos de cambios en la oferta de trabajo sobre la recaudación debido a la reforma tributaria Reforma Recaudación anual (millones $) Base “Baja” (B1) “Media” (B2) “Alta” (B3) Propuesta ISR 8,470 - - - IVA 38,000 - - - IEPS 4,080 - - - Total 50,550 48,710 46,880 43,180 Aprobada ISR 5,990 - - - IVA 10,900 - - - IEPS 3,060 - - - Total 19,950 18,850 17,760 15,620 Notas: Figuras anuales en millones de pesos mejicanos del 2008. Fuente: ENIGH 2008 y cálculos de los autores usando MEXTAX Los resultados muestran que los efectos son modestos pero notables. La recaudación estimada se reduce a un 85%, 93% y 96% de la recaudación estimada sin efectos de comportamiento para los escenarios “alto”, “medio” y “bajo” respectivamente, para las reformas propuestas. En el caso de las reformas aprobadas, los ratios equivalentes son 78%, 89% and 94%. El impacto de la incorporación del margen de comportamiento en el mercado de trabajo es más notorio para las reformas aprobadas porque en este caso la recaudación adicional proviene en una mayor medida de individuos con mayores ingresos, y en consecuencia con tipos impositivos iniciales más elevados. Dadas las formulas expuestas en la subsección anterior, unos tipos impositivos más altos inicialmente implica una respuesta mayor para un mismo incremento en los tipos impositivos en términos de puntos porcentuales. En conjunto con las discusiones teóricas expuestas anteriormente, estos resultados ilustran que la consideración de márgenes de comportamiento en el análisis de reformas tributarias puede generar diferencias cuantitativas significativas en la estimación de la recaudación tributaria estimada. • Resumen y discusión Este artículo ha descrito y utilizado MEXTAX, un micro-simulador para Méjico que puede ser utilizado para estimar el impacto en la recaudación tributaria y los efectos distributivos de un rango amplio de reformas tributarias. Las cuestiones metodológicas involucradas en este tipo de análisis han sido enfatizadas. En primer lugar, está la cuestión de “cómo medir los niveles de vida” cuando se evalúan los impactos distributivos y el hecho de que hay dos preguntas fundamentales relacionadas que pueden tener diferentes respuestas. En particular, mientras que se puede usar el ingreso o el gasto como medida para ordenar los hogares de pobres a ricos, existen argumentos económicos para elegir una medida determinada cuando se calculan la proporcionalidad de los pagos tributarios (o el cambio en los pagos tributarios) y la elección depende de qué instrumento tributario se analice. El análisis distributivo de los cambios en impuestos indirectos es analizado de mejor manera en proporción al gasto, mientras que los cambios en impuestos directos es mejor analizarlos en proporción al ingreso. Ambas medidas deben ser consideradas cuando un paquete de reformas incluye cambios en impuestos directos e indirectos. En segundo lugar, es importante reconocer las limitaciones con respecto de los datos a nivel micro como la falta de conocimiento sobre la dirección y la magnitud de la reacciones de comportamiento en diferentes áreas y márgenes. Hemos demostrado que variar los supuestos sobre cómo se tratan estas incertidumbres genera diferencias notables en los resultados, particularmente con respecto a las estimaciones de los montos recaudados. Es nuestra opinión que futuros análisis de este tipo de reformas deberían incluir una batería de análisis de sensibilidad a la variación de supuestos claves e indicar en qué grado los resultados son robustos a estos cambios. De todas formas, haría falta realizar un progreso real en estas áreas mediante la mejora efectiva de las bases de datos a nivel micro, tanto de encuestas de hogares y firmas como administrativa, las cuales se hagan accesibles a investigadores. La sub-declaración significativa en los ingresos de los individuos provenientes de trabajos como autónomos y en las rentas al capital, como así el problema en la captura de los hogares con ingresos más elevados genera una limitación importante en la utilización de la ENIGH como insumo para el análisis de reformas tributarias. Al mismo tiempo, es necesario mejorar el acceso a bases de datos anonimizadas administrativas de los registros de contribuyentes tributarios, los cuales podrían complementar las mejoras en ENIGH, en particular para corregir la sub-declaración de ingresos y gastos en ENIGH. Este tipo de micro datos administrativos está disponible para su uso por investigadores en un gran número de países de la OCDE. Asimismo, existe una necesidad de mejorar el conocimiento en términos del grado de respuesta de los individuos y los hogares en términos de sus decisiones de trabajo en Méjico y en otros países de ingresos medios, particularmente que tenga en cuenta la importancia del sector informal. El diseño del sistema de impuestos, beneficios y seguridad social puede generar incentivos y desincentivos poderosos a los individuos a trabajar formalmente (y también a firmas a operar en el sector formal) y declarar su ingreso a las agencias de recaudación tributaria. Por ejemplo, un tipo impositivo del impuesto a la renta (o contribuciones a la seguridad social no correspondidas por incrementos en beneficios) incrementaría el incentivo a trabajar informalmente, como también lo haría la provisión de prestaciones sociales adicionales que no estén condicionadas al trabajo formal. El grado en que los individuos puedan responder y respondan a este tipo de cambios en sus incentivos moviéndose entre los sectores formal e informal puede afectar los cálculos de bienestar y recaudación tributaria que resultan de reformas tributarias de forma significativa. Las reformas de políticas pueden proveer variación exógena en este tipo de incentivos y ayudar en la estimación de dichos parámetros. Por ejemplo, en Méjico, la introducción de Seguro Popular en 2001 (un seguro de salud provisto a los hogares más pobres no cubiertos por la seguridad social asociada al trabajo formal) provee un buen cuasi-experimento natural para evaluar este tipo de cuestión. Seguro Popular se introdujo inicialmente de manera piloto, y fue gradualmente extendido a nivel de las municipalidades en todo el país. Dos artículos recientes (Bosch y Campos-Vázquez (2014), y Campos-Vázquez y Knox (2013)) utilizan esta variación en la cobertura en cada municipalidad para investigar en qué grado este programa ha incentivado el trabajo informal por sobre el formal. Las reformas al sistema de pensiones mejicano a finales de 1990s también puede variación exógena en este tipo de incentivos, ya que introdujo variación en la generosidad de la remuneración diferida para individuos con diferente nivel de ingresos. Águila (2011) ha analizado el impacto de estas reformas en la propensión a ahorrar de los individuos pero el impacto en la propensión a trabajar formalmente u otros márgenes asociados con el trabajo formal no ha sido analizado. Attanasio et al (2011) proveen ese tipo de análisis para la reforma al sistema de pensiones en Chile implementada en el 2008. Los autores encuentran que la reforma redujo el empleo formal, particularmente entre las mujeres como consecuencia de una disminución de los requerimientos en términos de contribuciones para un mismo nivel de pensiones. Otro enfoque es focalizarse en la estimación de la elasticidad de la renta imponible/formal (por grupos demográficos). Las reformas tributarias del 2010, que incrementaron los tipos impositivos del ISR para algunos trabajadores solamente, podrían generar un cuasi-experimento natural que provea la variación exógena necesaria en los tipos impositivos, aunque el hecho de que hayan sucedido justo luego de la recesión mundial puede generar dificultades. En particular, Méjico operaba un sistema dual de impuesto a la renta sobre las sociedades, en donde los contribuyentes deben pagar el máximo de la obligación del ISR estándar o un impuesto sobre las ventas (o flujo de caja) llamado Impuesto Empresarial de Tasa Única (IETU) entre los años 2008 y 2013. El tipo impositivo fijo bajo el sistema IETU no se había incrementado en el 2010, mientras que los tipos impositivos marginales superiores del ISR si se modificaron. En consecuencia, algunos individuos con rentas elevadas experimentaron un incremento en sus tipos impositivos marginales y promedio, mientras que otros individuos no se vieron afectados por la reforma. Estos dos grupos podrían eventualmente utilizarse como grupo de tratamiento y control para la estimación de la elasticidad de la renta imponible. En conjunto, futuras mejoras en la calidad de las bases de datos y en las estimaciones de parámetros claves de comportamiento de los individuos y hogares podrán convertir a los análisis utilizando micro-simuladores en unas herramientas más precisas y útiles a la vez que un componente clave en las evaluaciones de reformas tributarias en Méjico y otros países de ingresos medios. Estos esfuerzos constituyen parte de una agenda de investigación crecientemente importante, la cual junto a consideraciones políticas y sociales, puede informar el crucial debate de políticas públicas de cómo generar recursos tributarios domésticos propios para financiar crecientes niveles de gasto público. Bibliography Abramovsky, L., O. Attanasio, C. Emmerson y D. Phillips (2011), “The distributional impact of reforms to direct and indirect tax in Mexico: Analytical Report and Results” Abramovsky, L., O. Attanasio, y D. Phillips (2015), “Value Added Tax policy and the case for uniformity: empirical evidence from Mexico”, Institute for Fiscal Studies Working Papers (W15/08). Abramovsky, L., O. Attanasio, C. Emmerson, D. Phillips, y H. Villarreal (2010), "The distributional impact of reforms to direct and indirect tax in Mexico: Methodological Issues and Approach", Institute for Fiscal Studies Absalón, C. y C. Urzúa (2009a), "Mexico Country Report", Fiscal Schemes for Inclusive Development, United Nations Development Program Absalón, C. y C. Urzúa (2009b), "Notes on the FTI PIT-Simulator", Mimeo Absalón, C. y C. Urzúa (2010), "Impactos Distributivos de la Reforma Fiscal 2010 en Méjico: Un Análisis de Micro simulación", Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Adam, S. (2005), "Measuring the marginal efficiency cost of redistribution in the UK", Institute for Fiscal Studies Working Paper 05/14, IFS Adam, S. y A. Bozio (2009), “Dynamic Scoring”, OECD Journal on Budgeting, Volume 2009/2, Paris: OECD. Available at: http://www.ifs.org.uk/docs/dynamic_scoring.pdf. Aquila, E. (2011), “Personal Retirement Accounts and Saving”, American Economic Journal: Economic Policy, 3(4): 1-24. Altimir, O. (1987). “Income Distribution Statistics in Latin America and Their Reliability.” Review of Income and Wealth. 33 (2). Attanasio, O., C. Meghir y A. Otero (2011), “Formal Labor Market and Pension Wealth: Evaluating the 2008 Chilean Pension Reform”, UCL Mimeo Bank of Mexico (2010), “Annual Report 2009” Blundell, R. y I. Preston (1996), “Income, Expenditure and the Living Standards of UK Households”, Fiscal Studies, Vol. 16, No. 3, pp 40 – 54 Bosch, M. y R. M. Campos-Vázquez (2014), " The Trade-Offs of Welfare Policies in Labor Markets with Informal Jobs: The Case of the "Seguro Popular" Program in Mexico ", American Economic Journal: Economic Policy, 6(4): 71-99. Brewer, M., E. Saez y A. Shephard (2010), "Means Testing and Tax Rates on Earnings", Chapter 2 of Dimensions of Tax Design: the Mirrlees Review, J. Mirrlees, S. Adam, T. Besley, R. Blundell, S. Bond, R. Chote, M. Gammie, P. Johnson, G. Myles and J. Poterba (eds), Oxford University Press Browning, E. (1995), “Effects of the Earned Income Tax Credit on Income and Welfare”, National Tax Journal, Vol. 48 No. 1, pp 23-43 Campos-Vázquez, R. M. y M. Knox (2013), "Social protection programs and employment: the case of Mexico's Seguro Popular program", Economía Mejicana NUEVA ÉPOCA, , vol. 0(2), pages 403-448, July-Dece Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (2009a) “Modelo de Micro simulación del Impuesto Sobre la Renta – Retención de Salarios – Nota Metodológica”. CEFP, Palacio Legislativo de San Lázaro, agosto 2009 Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (2009b) “Simulador de la Incidencia del Impuesto al Valor Agregado. Nota Metodológica”. CEFP, Palacio Legislativo de San Lázaro, septiembre 2009 Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (2009c) “Simulador de la Incidencia del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios en Bienes y Servicios No Petroleros. Nota Metodológica”. Notacefp / 053 / 2009. CEFP, Palacio Legislativo de San Lázaro, septiembre 2009 Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (2009d) “Análisis de la Incidencia de los Impuestos al Consumo en la Reforma Fiscal 2010: Iniciativa vs. Dictámenes”. CEFP / 081 / 2009. CEFP, Palacio Legislativo de San Lázaro, noviembre 2009 Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (2009e) “Incidencia de la Miscelánea fiscal 2010 aprobada por el H. Congreso de la Unión” CEFP / 082 / 2009. CEFP, Palacio Legislativo de San Lázaro, noviembre 2009. Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (2009f) “Reforma Fiscal 2010” CEFP / 086 / 2009. CEFP, Palacio Legislativo de San Lázaro, noviembre 2009. Cutler, D. y L. Katz (1992), “Rising inequality? Changes in the distribution of income and consumption in the 1980s”, American Economic Review, Vol. 82, pp 546 – 551 Davies, J. B. (2009), “Combining Microsimulation with CGE and Macro Modelling for Distributional Analysis in Developing and Transition Economies”, The International Journal of Microsimulation, Vol. 2, No. 1, pp 49 - 65 Feldstein, M. (1995), "The Effect of Marginal Tax Rates on Taxable Income: A Panel Study of the 1986 Tax Reform Act", The Journal of Political Economy, Vol. 103, No. 3, pp 551 - 572 Gruber, J. y E. Saez (2002), "The elasticity of taxable income: evidence and implications", The Journal of Public Economics, Vol. 84, No. 1, pp 1 - 32 INEGI (2010), “Sistemas de Cuentas Nacionales de Méjico. Cuentas de bienes y servicios 2005-2009. Año base 2003. Primera versión”, available at: http://www.inegi.org.mx/sistemas/biblioteca/detalleSCNM.aspx?c=16867&upc=0&s=est&tg=49&f=2&pf=Cue ; acceso por última vez 18 Enero 2011. López-Calva, L.F., Á. Meléndez Martínez, E.G. Rascón Ramírez, L. Rodríguez-Chamussy, y M. Székely Pardo (2008), “El ingreso de los hogares en el mapa de México”. El Trimestre Económico, 2008, vol. LXXV (4), número 300, páginas 843-896 Lopez-Calva, L.F., Á. Mélendez Martínez, E.G. Rascón Ramirez, L. Rodríguez-Chamussy, y M. Székely Pardo (2007), “Poniendo a la pobreza de ingresos y a la desigualdad en el mapa de México”. Economia Mejicana NUEVA EPOCA, 2007, vol. XVI, issue 2, pages 239-303 Manasse, P. y N. Rubini (2005), “’Rules of Thumb’ for Sovereign Debt Crisis”, International Monetary Fund, WP/05/42 Mendoza, E.G., A. Razin, y L.L. Tesar (1994), “Effective Tax Rates in Macroeconomics. Cross-Country Estimates of Tax Rates on Factor Incomes and Consumption”, Journal of Monetary Economics, Vol. 34, pp 297-323 Mirrlees, J., S. Adam, T. Besley, R. Blundell, S. Bond, R. Chote, M. Gammie, P. Johnson, G. Myles y J. Poterba (2011), "Tax by Design: the Mirrlees Review", Oxford University Press Plumb, M. (2001), “An Integrated Microsimulation and Applied General Equilibrium Approach to Modelling Fiscal Reform”, Conference Paper, Econometric Society Australasian Meeting 2001. Poterba, J. (1989), “Lifetime incidence and the distributional burden of excise taxes”, American Economic Review, Vol. 79, pp 325 – 330 Reinhart, C.M., K.S. Rogoff, y M. A. Savastano (2003), “Debt Intolerance,” Brookings Papers on Economic Activity, I:2003 (Washington: Brookings Institution). Reinhart, C.M., y K.S. Rogoff (2009), This Time is Different; Eight Centuries of Financial Folly, Princeton University Press. Samaniego, R., A. Mitsuko Endo Martinez, V. Mendoza Montenegro y F. M. Zorrilla Mateos (2006), “Medición de la Evasión Fiscal en Méjico”, CAEPP, Instituto Tecnológico Autónomo de Méjico Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) (2010), “Distribución del pago de impuestos y recepción del gasto público por deciles de hogares y personas” Schneider, F. y D. H. Enste (2000), “Shadow Economies: Size, Causes and Consequences”, Journal of Economic Literature, Vol. 38, No. 1, pp. 77 – 114. Slesnick, D. (1993), “Gaining ground: poverty in postwar United States”, Journal of Political Economy, Vol. 101, pp 1 – 38 Apéndice Indicadores fiscales Tabla A1. Indicadores fiscales macroeconómicos   2000 2005 2009 2010 2014 Millones de pesos corrientes mejicanos PIB 6,721,639 9,901,532 12,774,632 13,996,025 17,911,968 Gastos gubernamentales 1,239,266 1,958,012 3,088,877 3,333,948 4,527,633 % PIB 18.4% 19.8% 24.2% 23.8% 25.3% Costo financiero 201,017 210,186 262,813 255,755 345,974 % PIB 3.0% 2.1% 2.1% 1.8% 1.9% Ingresos gubernamentales 1,178,813 1,947,816 2,817,186 2,960,443 3,983,056 % PIB 17.5% 19.7% 22.1% 21.2% 22.2% Ingresos tributarios 581,703 810,511 1,129,553 1,260,425 1,807,814 % PIB 8.7% 8.2% 8.8% 9.0% 10.1% Ingresos no tributarios 286,564 601,994 870,896 819,588 1,080,246 % PIB 4.3% 6.1% 6.8% 5.9% 6.0% Ingresos de empresas 310,546 535,311 816,737 880,430 1,094,997 % PIB 4.6% 5.4% 6.4% 6.3% 6.1% Balance presupuestario del gobierno -60,453 -10,196 -271,691 -373,505 -544,577 % PIB -0.9% -0.1% -2.1% -2.7% -3.0% Deuda pública 1,183,700 1,575,630 3,404,500 3,903,540 6,540,510 % PIB 17.6% 15.9% 26.7% 27.9% 36.5% Notas: Las figuras correspondientes al PIB están expresadas en millones de pesos Mejicanos usando la base del 2008, y se refieren al último cuatrimestre de cada año. Las figuras fiscales se refieren al gobierno federal. El gasto incluye gasto corriente y de capital. Los ingresos incluyen ingresos tributarios y no tributarios e ingresos provenientes de empresas. En la línea de balance, un signo negative representa un deficit y un signo positivo representa un superávit. La deuda corresponde a la deuda neta total del sector público reportada en Diciembre de cada año. Fuente: Banco de Méjico, acceso online. Las reformas Mejicanas del 2010 La Tabla A2 resume las principales reformas que fueron propuestas por el poder ejecutivo y las que fueron aprobadas por el congreso y finalmente ejecutadas. Está claro que las reformas propuestas fueron mucho más significativas que las propuestas aprobadas. En este artículo se analizan los siguientes cambios impositivos: • Reforma al ISR (véase Tabla A2., ítem 1). Sólo la parte del impuesto que incide en el ingreso laboral es considerado. • La introducción del impuesto sobre el gasto inicialmente propouesta (Tabla A2. ítem 4) y la reforma aprobada al IVA (ítem 2 de la Tabla A2., abstrayéndonos de la tasa menor del 10% en las áreas limítrofes, que fue incrementada a un 11% en estas reformas). • Reforma al IEPS (Tabla A2, ítems 3.a. al 3.e.). Hemos utilizado la misma aproximación que el CEPF para este fin: un incremento en el impuesto por cigarillo (o 0.75 gramos de tabaco) en las reformas propuestas es modelado como un increment de 4 puntos porcentuales, desde 160% a 164%; y el incremento en el impuesto a las bebidas con contenido alcohólico mayor al 20% por volumen es modelada com un aumento del en la tasa desde un 50% del precio antes del impuesto a una tasa del 53%. En el caso de las reformas aprobadas, nos abstraemos de la ecencion para teléfonos públicos y servicios de internet. Esta lista no provee un detalle exhaustivo de todos los cambios impositivos realizados en 2010. En particular, no consideramos el impacto del increment en las tasas del ISR sobre el ingreso no laboral y de las empresas, tampoco el impacto del incremento en el impuesto sobre los depósitos corrientes del 2.0% al 3.0% del balance de los depósitos. No hemos podido modelar estos cambios impositivos debido a la baja calidad de los datos para ingresos no-laborales y para depósitos en efectivo. El ingreso de las empresas no está contemplado en ENIGH does not measure (excepto aquél que se distribuye a los hogares). Asimismo, existen regimens para ciertas formas de ingreso que incrementan la complejidad del sistema y están más allá de los límites de este artículo. Tabla A2. Una descripción de las reformas tributarias del 2010 en Mejico Item Status-quo Reformas propuestas por el Poder Ejecutivo Reformas aprobadas por el Congreso e implementadas 1. Impuesto sobre la renta personal y sobre la renta de las sociedades (Impuesto sobre la Renta – ISR). Tipos impositivos marginales superiores: 19.94%, 21.95% and 28%. - Tipos impositivos marginales superiores: incrementan a 21.36%, 23.52% y 30% en 2010, 2011, 2012, con una reducción gradual a 28% en 2014. -Individuos con rentas hasta 4 veces el salario mínimo no se ven afectados -El limite anual superior para la banda de rentas numero (el limite inferior para la banda 4) disminuye de $88,793.04 a $ 79,964.16. - Tipos impositivos marginales superiores: incrementan a 21.36%, 23.52% y 30% en 2010, 2011, 2012, con una reducción gradual a 28% en 2014. -Individuos con rentas hasta 6 veces el salario mínimo no se ven afectados 2. Impuesto al Valor Agregado - IVA Tasa general de 15% - y 10% en la frontera -- Tasa general de 16% - y 11% en la frontera 3. Impuesto especial sobre la producción y servicios – IEPS 3.a. Tabaco Tasa del 160% Tasa fija adicional de 0.04 por cada cigarrillo o 0.75 gramos de tabaco; a incrementarse a 0.10 a partir de 2014. Tasa fija adicional de 0.04 por cada cigarrillo o 0.75 gramos de tabaco; a incrementarse a 0.10 a partir de 2014. 3.b. Cerveza Tasa del 25% Tasa del 28% Tasa del 26.5% (temporario) 3.c. Loteria Tasa del 20% Tasa del 30% Tasa del 30% 3.d. Bebidas con contenido alcoholico mayor al 20% por volumen Tasa del 50% Cargo mínimo adicional de 3 pesos por litro Tasa del 53% 3.e. Telecomunicaciones -- Tasa del 4% Tasa del 3%, excepto para conecciones de Internet 4. Nuevo impuesto al gasto - Contribución para el Combate a la Pobreza -- Introducción de un impuesto de 2% sobre el gasto en todos los bien y servicios (con la excepción de las licencias pagadas al gobierno y las donaciones por caridad) Rechazada 5. Impuestos sobre los depósitos en efectivo Tasa del 2% sobre el balance Tasa del 3% sobre el balance Tasa del 3% sobre el balance Fuente: CEFP (2009)

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.

Este sitio DOAJ y su metadata están licenciados bajo CC BY-SA

Conéctese con nosotros Facebook Twitter YouTube LinkedIn

2016 RCEFI GUATEMALA